La Sicología De Las Apuestas Deportivas

Las apuestas deportivas y en general las apuestas han sido objeto de estudio en diferentes áreas sociales y sicológicas. Esto debido principalmente al poco control que algunas personas tienen frente al juego generando adicciones que pueden llevar a malgastar el dinero.

Sin embargo, somos muchas las personas que disfrutamos de las apuestas deportivas como un método de diversión en el cuál podemos ganar cierto dinero, y bajo esta premisa, podemos indagar un poco sobre cómo nuestra mente e incluso el estado emocional, puede favorecer los resultados que pretendemos.

Existen investigaciones psicológicas sobre las personas que suelen apostar sobre los resultados deportivos en uno u otro deporte. Dichas investigaciones han confirmado que se trata de personas positivas, altamente dinámicas, alegres y de todas las clases sociales.

Varios de los motivos más importantes identificados en la buena actitud que generan las apuestas deportivas son el alivio del estrés cotidiano a través de la exposición a ciertos riesgos, el amor al deporte en el cual se está apostando, la competencia y, en general, la diversión.

En general no hay un grupo social determinado que apueste más a los resultados deportivos, es algo que aplica por igual a trabajadores, políticos, médicos, estudiantes, etc., solo por mencionar algunas ocupaciones.

¿Puedo ser feliz, pero cómo puedo acertar más?

Siempre se ha pensado que la predicción de los resultados deportivos está estrechamente relacionada con el conocimiento de deportes, mientras que la felicidad o el estado de ánimo al hacerlo es menos relevante. Sin embargo, estudios más recientes muestran como personas que no conocen nada de fútbol obtienen los mismos resultados que aquellos que son expertos.

Al momento de hacer apuestas en deportes, el conocimiento del mismo y de las estadísticas anteriores pueden ayudar mucho a acertar un resultado; pero, a medida que la emoción se acerca y el cerebro da paso a las decisiones que se toman por la pasión hacia el deporte, las predicciones se van alejando de dicho conocimiento.

Esto último es la razón a la que los investigadores y algunos apostadores aluden a la hora de encontrar por qué algunas personas pueden obtener el mismo o mejor resultado a pesar de no conocer un deporte determinado en su totalidad.

Es aquí donde una primera recomendación surge desde este aspecto psicológico: hacer las apuestas con cabeza fría y habiendo estudiado al máximo el deporte elegido y sus protagonistas. Sin embargo, no tienes que ser un estudioso de tiempo completo, las casas de apuestas invitan a pasar un momento divertido y no a hacer un examen riguroso.

No solo las pasiones positivas afectan el resultado sobre el cual se quiere apostar. Está demostrado que una mala racha o pensamientos negativos sobre la apuesta afectan incluso aún más el resultado obtenido (por apostar por las opciones menos favorables), por esta razón es muy importante manejar un presupuesto e identificar cuando los resultados no han sido buenos para dar un espacio a la mente y pensar en qué apuestas tomar.
Adelante, toma el riesgo, identifica tu deporte, equipos y atletas favoritos, analízalos, regístrate y apuesta en nuestro sitio web con las mejores garantías para el mercado latinoamericano.